Código de Ética del Funcionario Público

Bien Común


Asumo un compromiso irrenunciable
con el bien común, entendiendo que el
servicio público, patrimonio de todos
los mexicanos y mexicanas, sólo se
justifica y legitima cuando se procura
ese bien común por encima de los
intereses particulares.

 

Integridad


Mantendré una conducta pública y
privada tal, que mis acciones y palabras
sean siempre honestas y dignas de
credibilidad, y contribuyan a fomentar
una cultura de confianza y verdad.

 

Honradez


Nunca usaré en mi beneficio el cargo
público que ostento, ni aceptaré
prestación o compensación de ninguna
persona u organización que me
induzca a faltar a la ética en el
desempeño de mis responsabilidades y
obligaciones.

 

Imparcialidad


Actuaré siempre en forma imparcial,
sin conceder preferencias o privilegios
indebidos a persona alguna.

 

Justicia


Ceñiré mis actos a la estricta
observancia de la ley, en congruencia
con una cultura de procuración de
justicia y respeto al Estado de Derecho.

 

Transparencia


Garantizaré el acceso a la información
gubernamental, sin más límite que el
que impongan el interés público y los
derechos de privacidad de los
particulares, establecidos por la ley.
Usaré y aplicaré con transparencia los
recursos públicos, cuidaré su manejo
responsable y eliminaré toda
discrecionalidad indebida.   

 

Rendición de cuentas


Actuaré con eficacia y calidad en la
gestión de la administración pública,
contribuyendo a su mejora continua
y a su modernización, y teniendo como
principios fundamentales la
optimización de los recursos
y la rendición de cuentas.

Entorno cultural y ecológico
Sostendré una firme voluntad de
comprensión, respeto, defensa
y preservación del entorno cultural
y ecológico de nuestro país.

 

Generosidad


Actuaré con generosidad, sensibilidad
y solidaridad, particularmente frente
a los niños, las personas de la tercera
edad, las etnias y las personas con
discapacidad, y procuraré una atención
especial a quienes padecen pobreza
y marginación.

 

Igualdad


Será regla invariable de mis actos
y decisiones el procurar igualdad
de oportunidades para todos los
mexicanos y mexicanas, sin distingo
de sexo, edad, raza, credo, religión
o preferencia política.

 

Respeto


Respetaré sin excepción alguna,
la dignidad de la persona humana
y los derechos y libertades que le son
inherentes, siempre con trato amable
y tolerancia para todas y
todos los mexicanos.

 

Liderazgo


Promoveré y apoyaré estos
compromisos con mi ejemplo personal,
observando los principios morales
que son base y sustento de una sociedad
exitosa en una patria
ordenada y generosa. 

   
FacebookTwitter
FacebookTwitter